Cloro


El cloro es una sustancia química utilizada en las piscinas para evitar bacterias y hongos, sin embargo, la exposición prolongada o añadir una cantidad no adecuada puede llegar a provocar problemas de salud.


El cloro que tiene el agua de las piscinas de uso recreacional se usa para evitar que se reproduzcan las bacterias y hongos, y poder así bañarse con seguridad. Pero si las cantidades de cloro del agua no son las correctas, tragar un poco del contenido de agua de la piscina mientras nadamos, o simplemente entrar en contacto con el agua, puede provocarnos irritaciones de ojos y piel.


El cloro, aunque se encuentre en las cantidades adecuadas, puede alterarse con productos de uso normal, como “Sun Block”, desodorantes o perfumes, por lo que ese cambio puede dañar el manto graso protector de la piel, resecándola aún más que solo con el agua. Es por estas razones que es importante monitorear el uso del cloro en las piscinas.

© 2020 PoolLabPR.com

Design by AMSSMedia.com