Fosfato


Debido a que los fosfatos se encuentran en el ambiente de manera natural, es inevitable que lleguen a tu piscina de distintas maneras, como el agua de lluvia, hojas de árboles, detergentes, etc. En el caso de piscinas en exteriores estos contaminantes son casi inevitables.


Los fosfatos no deben ser un problema si el agua de la piscina se encuentra correctamente balanceada. De lo contrario, el problema más común es que promueve el crecimiento de algas. En el caso de las algas, los síntomas relacionados incluyen agua verdosa y manchas en la superficie. El problema de las algas puede ser corregido con cloro y los demás químicos que ayudan a mantener el agua balanceada.


Sin embargo, al realizar el análisis del agua comprobamos que está por encima del nivel máximo de fosfatos de 100 ppb (partes por billón), es recomendable eliminar los fosfatos de la piscina.

© 2018 PoolLabPR.com

Design by AMSSMedia.com